La “Nit al Museu” invita a los niños a dormir entre dinosaurios

Aprovechando la fascinación que despiertan los dinosaurios entre los niños, y con el objetivo de acercar la paleontología al público más joven, este jueves 20 de julio se organiza la Nit al Museu de la Conca Dellà, en Isona. Así, una veintena de niños y niñas entre los 6 y los 12 años podrán dormir en las instalaciones del centro y al mismo tiempo descubrir la colección de huesos, huevos y otros fósiles de dinosaurio que guarda el museo, en un horario poco habitual y de una forma más lúdica.

Se trata de la segunda edición de una iniciativa que se estrenó el año pasado con muy buena acogida. En esta ocasión, el Museo invitará a los niños y niñas a convertirse en paleontólogos por una noche, y para ello tendrán que superar, acompañados de monitores, una serie de retos que los llevarán por las instalaciones del museo y por las calles de Isona: desde conseguir los permisos necesarios para hacer las excavaciones hasta realizar la reproducción en yeso de un fósil, pasando por la búsqueda del yacimiento.

Después de los juegos, los niños y niñas extenderán sus sacos y se instalarán a dormir en las salas del museo, presididas por la reproducción a escala real de un ejemplar de un Pararhabdodon isonensis, o dinosaurio de pico de pato, una especie que únicamente se ha localizado en esta zona de los Prepirineos. La actividad acabará al día siguiente por la mañana.

Àngel Galobart, director del museo y jefe del grupo de investigación del Mesozoico del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP), destaca que los dinosaurio reúnen tres elementos: son una cosa terrible, que no conocemos y a la vez tienen una parte fantástica. Por eso, desde que a principios del siglo XIX se encontraron los primeros huesos de dinosaurio, en los inicios de la paleontología, estos gigantes prehistóricos nos continúan fascinando.

La semana pasada Dinosfera, en Coll de Nargó, ya organizó con éxito su Nit al Museu, donde participaron más de una veintena de niños y niñas. Para aquellos que no han podido ir a ninguna de las dos sesiones, el Museu de la Conca Dellà repetirá la actividad el 17 de agosto, con nuevos juegos y retos basados en las colecciones del centro.