Las grandes curiosidades de los dinosaurios

Hace 66 millones de años, allá donde ahora encontramos los Pirineos, era un paraíso tropical con una vegetación formada por palmeras, helechos y coníferas entre la cual se paseaban unos animales muy diferentes a los que conocemos actualmente. Enormes dinosaurios sauròpodes estiraban el cuello para coger los brotes más tiernos de los árboles, mirando de reojo que no se acercara un teròpode buscando algún joven titanosaure o un cadáver del que recuperar un poco de carne. Las zonas más fluviales eran el refugio de los rebaños de hadrosaures y de los pequeños dinosaurios acorazados, los anquilosaures, mientras unos dinosaurios voladores muy parecidos a las aves actuales sobrevolaban sus cabezas. De vez en cuando, un inmenso reptil volador los asustaba, proyectando una sombra gigante sobre el tierra.

La vida de este animales prehistóricos, su evolución se tan desconocida por el gran público que nos deja enormes curiosidades. Los pájaros como las águilas, vivieron con los dinosaurios. había dinosaurios aéreos, acuáticos y terrestres. Los dinosaurios enterraban los huevos a la arena. Los chinos se pensaban que los dinosaurios eran dragones. El Stegosaurus, fue un dinosaurio de unas 3 toneladas que a pesar de que era muy grande, su cerebro tenía la medida de una nueve. El Tiranosaurus Rex medía unos dos autobuses y medio de longitud, es decir unos 13 metros y dos pisos de altura.

Mucha gente desconoce que actualmente continúan vivas 10.000 especies de dinosaurios, la mayoría son aves que viven en el América Latina y en Oceanía. Una cosa que sorprende mucho es que, algunos de los descendentes de los dinosaurios, aparte de los reptiles, son las aves. Del mismo modo que la evolución humana desde los primates hasta el homo sapiens se ha producido en millones de años, la evolución que ha permitido convertir un Tiranosaurus Rex en una gallina se ha producido quizás en mucho más tiempo.